La importancia de un padre presente

La ausencia de los padres en la vida de sus hijos es tan común que lamentablemente es considerado por expertos como un problema social de la magnitud de una epidemia. Un padre ausente se define como aquel padre que está desconectado de sus hijos en cualquier situación, ya sea que viva actualmente en el mismo hogar que ellos o no (The Fatherhood Project, 2015). Se puede ser un padre presente viviendo en un hogar diferente, así como un padre ausente viviendo bajo el mismo techo.

Aunque esto es un problema mundial, podemos ver que en Latinoamérica la cultura del machismo y el concepto de paternidad derivado de éste, basado solamente en la autoridad y la provisión, afectan grandemente a nuestros niños. Según cifras del INEGI, en México hay más de 11 millones de padres ausentes (Guevara, 2022). Sabemos que esto no es bueno, pero tal vez no conocemos a qué escala afecta esta ausencia. Debemos hablar de cómo es que esto afecta el desarrollo del niño y las consecuencias en él en su vida adulta.

De acuerdo a Psychology Today (Kruk, 2012), un padre ausente en la vida de un niño puede propiciar que:

  1. No se posea una imagen positiva sobre ellos mismos.
  2. Tengan sentimientos de abandono.
  3. Tengan una lucha constante con sus emociones.
  4. Tengan problemas de comportamiento.
  5. Su rendimiento académico sea deficiente.
  6. Existan mayores probabilidades de que abandonen los estudios, por lo tanto, tengan menos habilidades para su adultez.
  7. Exista mayor probabilidad de delincuencia, promiscuidad, y embarazo adolescente.
  8. Abusen de sustancias y alcohol.
  9. Terminen en una situación de falta de techo. El 90% de los niños que huyen de casa tienen padres ausentes.
  10. Exista mayor probabilidad de experimentar explotación y abuso a lo largo de su vida.
  11. Tengan problemas de salud física.
  12. Tengan trastornos de salud mental.
  13. Sus oportunidades en la vida se vean afectadas, pues son más propensos a ser desempleados o vivir con pocos ingresos.
  14. Sus futuras relaciones, tanto profesionales como personales, se vean afectadas.
  15. Sean más propensos a morir durante la infancia.

 

Es importante recalcar que, a pesar de lo que pudiéramos pensar, Kruk (2012) menciona que estos problemas tienen mayor correlación con la ausencia de los padres que con cualquier otro factor como la raza, la clase social o la situación de pobreza. 

Gylnn y Addaction (2011), entrevistaron a 48 jóvenes de entre 16 y 25 años de edad, de ambos sexos, y una variedad de clases sociales, en las ciudades de Liverpool, Derby y Londres, en Inglaterra. Sus respuestas resultaron en hallazgos parecidos a los antes mencionados por Kruk (2012). Muchos de los participantes dijeron que buscaban tener un espacio seguro en el que se les escuchara y pudieran aprender de otros, un lugar en el que pudieran lidiar con sus emociones. Otros, al ser ya padres ellos mismos, se sentían perdidos con respecto a la paternidad y deseaban establecer vínculos con hombres mayores, de los cuales pudieran aprender «lecciones de vida».

Parece que las nuevas generaciones de padres son conscientes de los daños que la falta de relación padre-hijos tiene a gran escala. Por ejemplo, en México, en la actualidad, los padres buscan cambiar estas tendencias involucrándose no sólo en la provisión, sino en la crianza y en el desarrollo de sus hijos (Guevara, 2022). En su Guía para el Involucramiento de los Padres en los Sistemas de Cuidado, Martínez et al. (2013) también enlista los grandísimos beneficios que tiene, por el contrario, el que los padres se vean involucrados en la vida de sus hijos, entre ellos:

  1. Les hace saber que son amados.
  2. Les provee un buen modelo a seguir masculino.
  3. Encuentran apoyo emocional en sus padres.
  4. Mejora la autoestima del niño.
  5. Mejora el desarrollo intelectual del niño.
  6. Les provee de guianza y disciplina.
  7. Pueden crear vínculos significativos a través del juego y la convivencia.
  8. Tienen alguien con quien pueden hablar cuando tengan dudas.
  9. Aumenta las posibilidades de que sean exitosos académicamente. 
  10. Reduce las posibilidades de que tengan actividad sexual temprana, de fracaso escolar, de suicidio juvenil, de delincuencia juvenil y de criminalidad como adulto. 
  11. Les provee seguridad física y emocional.
  12. Les ayuda a desarrollar una identidad saludable con respecto a su género.
  13. Les ayuda a aprender habilidades importantes para su vida.

 

Children’s Bureau (2017) también habla sobre cómo la presencia del padre impacta las vidas de hijos de ambos sexos, aunque podría reflejarse de maneras diferentes. En los niños, se reducen los problemas de comportamiento y delincuencia, mientras que en las niñas se reducen los problemas psicológicos y la probabilidad de sufrir depresión. La presencia de papá y mamá en la vida de los niños de ambos géneros es sumamente beneficiosa, pues ofrecen perspectivas diferentes y ayudan a un desarrollo más balanceado. Sin embargo, los beneficios no son solamente para los niños, pues al crear una relación positiva con el niño, la vida del padre también cambia para bien, impactando positivamente en su propio desarrollo y sus decisiones de vida (Children’s Bureau, 2017). 

El rol del padre en la vida de sus hijos no puede ser reemplazado por nada, ni por nadie más. Aunque como en cualquier relación, va a requerir de una inversión de tiempo y esfuerzo, pero en su tiempo se recogerán grandes frutos. Sabemos que no existen los padres perfectos, pero sí existen los padres presentes e intencionales. Ser un padre presente no tiene tanto que ver con el número de horas, sino la calidad del tiempo juntos. Te invito a ser un padre que cambiará las estadísticas, que se asegurará de ser el refugio y el ejemplo que sus hijos necesitan. Un padre que cumple con su rol, les está construyendo una vida con futuro y con esperanza a los niños que algún día serán los adultos que muevan nuestros países. 

Bibliografía:

Children’s Bureau (05 de enero de 2017). Why Fatherhood Engagement Matters. Children’s Bureau. https://www.all4kids.org/news/blog/why-fatherhood-engagement-matters/

Glynn, M. y Addaction (2011). Dad and Me: Research into the problems caused by absent fathers. Sakkyndig. http://www.sakkyndig.com/psykologi/artvit/glynn2011.pdf

Kruk, E. (23 de mayo de 2012). Father Absence, Father Deficit, Father Hunger. Psychology Today. 

https://www.psychologytoday.com/us/blog/co-parenting-after-divorce/201205/father-absence-father-deficit-father-hunger

Martinez, K. et al. (Abril de 2013). A guide for father involvement in systems of care. Washington, DC: Technical Assistance Partnership for Child and Family Mental Health. Disponible en: https://www.air.org/sites/default/files/downloads/report/AIR_Fatherhood_Guide_061413_0.pdf

Guevara, N. (19 de junio de 2022). Día del Padre en México: la ausencia de la paternidad afectaría al 40% de los hogares del país. Infobae. https://www.infobae.com/america/mexico/2022/06/19/dia-del-padre-en-mexico-la-ausencia-de-la-paternidad-afectaria-al-40-de-los-hogares-del-pais/

The Fatherhood Project (18 de junio de 2015). 10 Facts About Father Engagement. The Fatherhood Project. https://thefatherhoodproject.org/10-facts-about-father-engagement/

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *
Correo *
Teléfono *

¿Ya conoces nuestro Blog LAM?

¡Regístrate a nuestro Newsletter y obtén envío gratis!*
Nombre *
Apellido *
Ciudad *
Teléfono *
Correo *

*Aplica solo para la república mexicana.
Ingresar